Pancho Villa

Doroteo Arango nació en un pueblo del estado de Durango. Creció de forma burda y con poca educación, y desde pequeño trabajó para ayudar a la manutención de su familia. De adolescente fue a trabajar a Chihuahua pero regresó pronto a enfrentar al hijo

Doroteo Arango nació en un pueblo del estado de Durango. Creció de forma burda y con poca educación, y desde pequeño trabajó para ayudar a la manutención de su familia. De adolescente fue a trabajar a Chihuahua pero regresó pronto a enfrentar al hijo de un hacendado que había abusado de su hermana. Después de matarlo huyó a las montañas donde, según cuentan, casi muere de hambre. Poco tiempo después se unió a un grupo de bandidos, Los Dorados, del que llegó a ser lider.

No se sabe con seguridad de donde tomó el nombre de Francisco Villa, pero Doroteo Arango lo comenzó a usar como un alias en sus incursiones a la civilización. Sus ataques y saqueos se circunscribían a las haciendas por razones muy personales pero al enterarse de la posición política de Madero frente al sistema, no tardó en reunir a sus hombres para unirse a la causa rebelde. Villa combatió en contra del ejército porfirista al lado del General Huerta, quién lo veía como un contrincante feroz para sus propias ambiciones.

Huerta acusó a Villa de haber robado un caballo y lo sentenció al cadalso. Pese a su apoyo, a Madero le fue imposible exonerarlo debido a su fama ya que la acusación venía de un alto mando del ejército, así que sólo le otorgó un castigo menor: lo encarceló. Villa aprovechó su tiempo en prisión para aprender a leer y escribir, y más tarde escapó. Villa se considero doblemente traicionado por Madero al ver que su gobierno no era eficaz en el campo así que retiró totalmente su apoyo.

Durante el transcurso de la Revolución Mexicana, Villa se caracterizó por su carácter visceral y no ser leal más que a si mismo. Así, apoyó el golpe de Carranza en contra de Huerta pero pronto retiró su apoyo a Carranza como este no cumpliera con sus peticiones. Además, en represalia al apoyo financiero y militar de los E.U. al gobierno de Carranza, Villa realizó el tristemente famoso ataque a la ciudad de Columbus, Nuevo México. Desde entonces Villa fue perseguido desde el sur y el norte.

El General Obregón que lo atacó durante el gobierno de Carranza, ocupó la silla presidencial en 1920 y de inmediato se dio a la tarea de deshacerse del bandido. Lo logró: Villa murió de 47 balazos en una emboscada llevándose a la tumba el secreto del enorme botín acumulado durante toda su vida, escondido en la Sierra Madre. Aunque algunos lo consideran la figura más importante de la Revolución Mexicana, y otros un ridículo bandido sin escrúpulos, lo cierto es que no hay figura más legendaria y controvertida en la historia de México que Doroteo Arango, mejor conocido como Pancho Villa.