Ingredientes Culinarios Mexicanos

Parece difícil imaginar una pizza italiana sin tomate, una cena de Acción de Gracias sin pavo, una merienda española sin chocolate o un platillo oriental sin chile. Como también nos sorprendería ver una tierra mexicana sin vacas, cerdos o gallinas, m

Antes de 1492, las recetas de casi todo el planeta se circunscribían a aprovechar los ingredientes locales, regionales si acaso, con pocas aportaciones o influencias a lo largo de siglos.

Nadie podía imaginar que la llegada de los europeos al continente americano significaría una revolución de dimensiones tan grandes que llegaría a los paladares de la humanidad entera. Unas antes otras después, las mesas alrededor del mundo verían transformados sus sabores, olores y colores para siempre. En esos ámbitos, el territorio que ahora es México jugó un papel preponderante por su riqueza en productos agropecuarios.

Si bien los españoles nunca se acostumbraron a comer perro (xoloscuintle), degustaron con gran beneplácito los platillos de huaxolotl (pavo), y aunque el olotl (maíz) nunca sustituyó al trigo en sus mesas, ganó popularidad poco a poco. Por otro lado el xitomatl (tomate) es quizás el rey de las exportaciones mexicanas, tanto que los franceses y los italianos lo llaman “manzana de oro”, y es un ingrediente primordial en sus cocinas.

Los recién llegados también sintieron mucha curiosidad por una bebida energética que la corte de Moctezuma llamaba xocoatl (chocolate), hecha a base de agua, especias picantes, miel y semillas de cacahuatl (cocoa) reducidas a polvo. En América no había vacas mucho menos leche; tampoco azúcar ni similares, la caña llegó de Asia; el chocolate moderno es un invento europeo posterior.

La calabaza, el aguacate, la fresa y la vainilla también se convirtieron en parte esencial de otros platillos y postres europeos, asiáticos y americanos modernos. ¿Cómo sería el rattatouille francés sin tomate? ¿y la ensalada de youghurt tahini sin aguacate en Israel? ¿Podríamos imaginarnos la década de 1950 sin fresas con crema? ¿o un paseo por Ocean Drive en Los Angeles sin un helado de vainilla? Es más, hay que resaltar la popularidad que tuvo el chile en Asia desde que llegó en el siglo XV. La comida Thai no sería la misma sin él.

Sin temor a equivocarnos, lo más probable es que en el platillo de su selección haya por lo menos un ingrediente de origen mexicano, se encuentre donde se encuentre. ¡Ajúa!